lunes, 28 de abril de 2008

Chemataja nº2: La gran reconciliación

Ante la ausencia de nuestro pequeño gran capitán, heme aquí una noche más, intentando narrar algo de lo que no me acuerdo. Porque si, es mosqueante, cada noche me acuerdo de menos y menos cosas. A veces sospecho que el capi me ha transmitido, en algún momento perdido de la noche, algún tipo de enfermedad venérea de efectos amnésicos.


Y como él no estaba, me tomaré la libertad de llamaros escoria en su lugar. Para que no perdáis la costumbre del trato humillante que en este blog solemos transmitir. Así que, sin más dilación, Chemataja nº2: La gran reconciliación.

La noche empezó para mi tarde. Y como soy un extremista, ya que soy impuntual, pues con dos cojones, aparezco a la una en el humor. Si, a la una en el humor, y a la una y cuarto en el quiosquito, porque ese pequeño paseo me tomó, como todo, mucho tiempo (tardón en todo). El primero que encontré fue a Carlos. Es sospechoso que aún yendo sobrio no me acuerdo de lo que dijo, por lo que lo achacaré a que mi memoria es selectiva, y seguramente no era interesante. Después, me encontré a mi amigo de la foto que se mueve en el tuenti que tanto odiaba antes de conocer, y con el que mantuve una animada conversación sobre la foto de Beckam (y no, aunque haya dicho lo contrario, no me arrepiento de poner lo que puse). Y de repente, uno de los grandes acontecimientos de la noche. Me encontré a Bea. Y diréis, bueno, la chica es guapa y tal, pero la ves con bastante asiduidad, acontecimeinto? Siiiiiii!!! Porque... iba sobria!!! (de lo que se disculpó bastante).

Cuando ya pensaba que me iba a entrar el delirium tremens ahí mismo, y que acabaría en el hospital, nada más ver a los integrantes del comando inicial de hoy, en lugar de recibirme con un abrazo, me recibieron con una copa ya servida! Con hielos y todo!!! Dios mío, creo que pocas veces me he sentido tan apreciado (aunque la verdad es que tuvieron tiempo de pensar y preparar el detalle de cojones).

Como en toda chemataja tiene que haber una lista, y en esta no tengo otro motivo para hacerla, pasaré a enumerar a los integrantes del corrito:

1.EL EIGO! O mejor dicho, EL EIGO, neno! (Si, ese hombre que es como la enciclopedia británica, que todo el mundo le conoce pero nadie la ha leído, frase míaaaa, jajaja)
2.Tic-tac: El tío que puede que mañana no esté ahí. El hombre que no espera, chica. Ahora está, mañana se habrá ido.
3.Gerard: El señor de la noche. El master and commander de la fiesta. La camiseta más ceñida del universo después de la de River.
4.Kimmi: El puto niño autista.

Después de seguir la inspirada táctica de alternar copa de whiskie con copa de ron, made in gerard, los recuerdos comienzan a tornarse confusos. Pero mucho. Y ya desde el principio, y sin absentas ni pollas. Me empiezo a preocupar de verdad. Pero sé que comenzamos la elaboración de las fabu losas estrategias para la única mujer que acojona en este mundo, porque es la única a la que no le das mil vueltas intelectualmente hablando (mujeres lectoras, comprended que estos son todos desvaríos de un grupo borrachos, somos plenamente conscientes de que no le damos dos vueltas intelectualmente ni a un perro lobotomizado, y además estamos orgullosos de ello), que te puede cortar una frase y destruirte. El plan urdido entre Gerard y yo quedó en... vaya, es lo malo de no planificar, segunda lista de la noche:
1.Hablar muy rápido para confundirla.
2.Realizar gestos distrayentes con las manos, para que no pueda pensar.
3.Alternar la conversación entre nosotros mientras cogemos aire, para que ella no pueda cortarnos.
4.Utilizar mensajes subliminales en la conversación, es decir, mientras nosotros no paramos de hablar, un tercero diría en bajito pero que se oyese: Quieres trincar conmigo? Me gustas. Etc.


Después de eso, uno de los dos obtendría un diploma muy bonito para colgar en casa bien al ladito del título. Porque hay estatus ahí. Pero bueno... mientras Gerard y yo aún estábamos riendo, y EL EIGO neno y tic-tac estaban conspirando para matarme, aparecieron Prieto (nadie sabe donde fue, pero mirad la cara que tiene en la foto del tuenti, porque para mi que no le fue bien) y Carlos. Carlos empezó a desvariar, con el tema de que simpatizaba con los neonazis pero de colegueo, algo que a Prieto le pareció claramente indignante (aunque no se le notaba mucho, pero cuando le conoces empiezas a aprender a distinguir entre esos pequeños matices, una ceja que se levanta y tal). Yo me solidaricé con Car, porque me cae bien y nunca tiene razón, así que dije que leía a Nichi y que Nichi es Dios, porque lo mató, y decía eso de el ser es voluntad de poder. Qué grande frase.

De un modo u otro el alcohol se acabó. No nos dolió mucho porque era del barato y ya no podíamos sentir nada, en nuestro estado. Así que fuimos al Bar Bas, aunque yo no llegué a flanquear la puerta. Por allí aparecieron Ote, Xosiño, sus respectivos folles (el del primero es su novia), y otro pavo que no hablaba, y creo que no tenía nombre.

(PARTE SUPRIMIDA. CON MIS DISCULPAS)

Veinte bromas más tarde (laguna) estaba en el portalito con Xosiño hablando con las Lucías. Todo era paz y tranquilidad, salvo porque el portalito estaba lleno de negros. Si, como latin-kings de esos (askarosoooos), pero con jersey y camisa. Y resultó que, como no podía ser de otro modo, y a pesar de ser pijines ellos, empezaron a hostias. Yo repetí la tradición de jugar a la Sony (no te olvidamos, fea) Play Station en vivo (Fight! Fight! Fight! X-CUADRADO, X_CUADRADO-CÍRCULO!!!). El mío era el negro de pelo largo, con el que me cargué el retrovisor de un coche a patadas sólo para sentir el poder del mando, y se lo tiré al otro negro (nadie sospechará nunca que estuve involucrado, juajuajuajuajua!). La pelea no terminó por intercesión de la madera (que como es madera no se mueve), sino porque una chica morena que cumplía años se metió en el puto medio, les pegó una hostia a cada uno y les mandó para su casa (si, y esa chica me amenaza, así que VIERNES BOSQUE!!!).

Después de tal espectáculo de violencia, enfilamos hacia el Orzán. Ote, que huele las peleas desde un kilómetro de distancia, apareció por ahí corriendo. Y aquí comienzan mis dos grandes lagunas de la noche, las llamaremos (y tercera lista de la chemataja, me estoy luciendo):
1.Las Vegas
2.Grietax

A la salida de la segunda laguna, vi a Leticia (L para los amigos). Me emocioné bastante, y pensé que era un momento trascendental de la noche. Así que me enganché a ella, y la seguí hasta el Wish, que estaba cerrado, donde la perdí. No recuerdo qué le dije, pero según ella estaba gracioso, así que no pudo ser tan malo (o quizás si).

Me reencontré con Gerard y enfilamos el ya clásico camino, con la compañía de Prieto. La conversación giraba en torno a varios temas fundamentales. Las mujeres morenas, las mujeres rubias, las rubias que no son mujeres, las mujeres que están y las que vendrán, las mujeres que no sabes de donde vienen y las que no quieres saberlo, las que se venden y las que nunca estarán en venta... ya sabéis.

Al llegar a la puerta del Playa por primera vez acusé el gran handycap que tenía yo esa noche. No, no era un problema de alcoholismo, eso no es un problema, es una bendición. Es que se me había caído la cartera en el coche (aunque yo sospechaba que el otro negro me la había robado). Así que para entrar en el Playa hubo que recurrir a Prieto. Pero Prieto sólo tenía cinco euros para repartir. Y Gerard tenía también cinco euros. Cinco + cinco diez entre dos cinco (bueno, era obvio, pero os ayudo porque sé que el alcohol os habrá afectado la capacidad de cálculo, y si, por el culo te la hinco!): No llegaba. Así que empleamos todos nuestros recursos para intentar convencerlo de que nos lo diese. Se resumen en lo siguiente:

Yo: -Dámelo a miiiiiii...
Gerard: -No, dámelo a miiiiii...
Yo: -No, dámelo a miiiiii...
Gerard: -No, dámelo a miiiiii...
Yo: -No, dámelo a miiiiii...
Gerard: -No, dámelo a miiiiii...
Yo: -No, dámelo a miiiiii...
Gerard: -No, dámelo a miiiiii...
Yo: -No, dámelo a miiiiii...
Gerard: -No, dámelo a miiiiii...
Yo: -No, dámelo a miiiiii...
Gerard: -No, dámelo a miiiiii...
Yo: -No, dámelo a miiiiii...

Etc.

Al final Gerard fue a atracar a su hermana y pudimos entrar todos. En el Playa seguro que pasaron un montón de cosas espectaculares y divertidas. Pero como no tengo (aún) el puto don de la ubicuidad, pues no voy a contarlas (habría que escribir una gerardtaja, una otetaja, una prietotaja, etc.). Yo, básicamente me dediqué a dar vueltas. Buscando mujeres. Como iba tan ciego no vi ninguna (aunque debía de haberlas). En mi interminable periplo me encontré con Borjita (ahora nos saludamos casi como una obligación), Mendes (el futbolista de Ponferrada, muy majo siempre), y si, again, con el rubio barbie. De nuevo le abracé, pero esta vez lo levanté en el aire y meneándolo cual osito de peluche le dije:

TE QUIEROOOO, TÍOOOOOO!!! (Momento emotivo de la noche número 2, en el que el pavo debió de flipar más aún, sólo me faltó entrarle)

Ya exhausto, me reencontré con el grupo, que estaba donde siempre, detrás de los altavoces de la derecha, o más bien detrás del mítico grupito que todos conocemos. Gerard hablaba animadamente con Iribarren, que no hablaba y tampoco estaba animado. Yo, que andaba más perdido que McGuiver en un mundo sin imperdibles, le pedí a Rego que me llamase al rubio.

-A la rubia?!
-No, hombre, no te preocupes que sé que andáis enrollados, al rubio que está justo detrás mirándole el culo con cara de salido.
-Ah, jajajajaja

En algún momento de entre todos estos importantes acontecimientos se rumorea que le entré a Fany. Pero como no me acuerdo, y existen varias versiones sobre el mismo hecho, quedará como una leyenda, vale? De esas cosas que quizás pasaron, pero que en realidad no pasaron. Aunque se habla de ellas. Y nadie sabe por qué.

Llegó el triste momento de salir del Playa, ese en el que encienden las luces, y uno piensa: Ah, coño, luz, qué raro, luz? Por qué hay luz? No lo entiendo. Luego te lo aclaran por megafonía y te piras. A la salida, me encontré con la ilustre cumpleañera separa peleas. Con la mejor de las intenciones me tiré de rodillas delante de ella, para agradar y todo eso, pero el azar me hizo caer sobre su pie (o quizás lo hice a posta, nunca me entenderé cuando estoy borracho, pienso a otro nivel). Después me puse su bolso, nos hicimos unas fotos, y todo quedó más o menos bien. Pero yo quería más.

Más fiesta, quiero decir. Así que, y de nuevo volví a notar la ausencia de la cartera en mi bolsillo, tuve que acompañar a Gerard hasta su puta casa y volver hasta el puto Gado con el pase VIP. Entonces descubrí que era un pase especial. Como esos de las autopistas que levantan la barrera automáticamente al pasar, porque por mucho que busqué al enano azul para fardar de tarjetita, nadie me dijo nada y ya estaba dentro (sí, soy un crack, me colé en el Gado, y si, menuda puta mierda de paseo inútil hasta casa de Gerard!). Todas estas aventuras para subir y bajar las escaleras cinco veces, la última de las cuales me caí. Tomé esto último como una clara señal de que era hora de pirarse de ahí.

De camino a casa el destino me juntó con dos tipos, que aunque majos, eran un poco raros. Eran así rubios de ojos azules (así que en condiciones normales me caerán mal fijo). Y no paraban de repetir la palabra Kabush! Es decir

-Me voy a follar a tu novia. Kabush!
-Ya, todas las que te follas ya han pasado por la piedra conmigo, Kabush!
-Kabush!
-Etc.

Gollum' style. Diré que me cayeron bien porque me dieron un euro para el autobús, lo que literalmente me salvó la vida. Llegué a casa sin más complicaciones. Eran las 10 de la mañana. Me eché en la cama y mientras los recuerdos de la noche escapaban por la ventana, me dormí. Adoro el sueño etílico, es como un sueño sin sueños, como una pérdida de la consciencia absoluta. Una vez pensé que morir debía ser como eso, y desde entonces no le temo a la muerte. Sólo espero que me invite a unas copas antes de llevarme con ella. Y que sean de los 100 gaiteiros dorados.

Y eso fue todo. Un abrazo (porque a diferencia del otro tipejo, si, ese del nick militarizado, yo sé que no sois gentuza, sólo un poco pringaos, pero no gentuza). Hasta la siguiente chemataja!

4 Hielos:

Anónimo dijo...

buenisima la parte del teto y lo de L para los amigos......xD.Te has superado en esta chemataja nº2.pero sin duda lo mejor ha sido la descripción de prieto jajajaja.nos vemos¡¡¡

PD:el señor de la noche xD

Capitan 100Pipers dijo...

Reconciliacion con elRubio PeloBarbie??? Si es que os amariconais a cada segundo que pasa!!! Menuda decepcion...
Y quien coño es Kimmi el niño autista?? Falto una noche y cada vez hay mas gentuza con nosotros.
Tu papel en la pelea no me quedo muy claro, como suele pasar con tu papel en todas las peleas, al parecer... Y ademas se echó en falta un "es que la amooo, la amooo!!"
Por cierto, marikita, para no recordar cosas, la Chemataja es larga de cojones, eh? Buff..Por lo menos es buena, porque si ademas fuese una mierda habria que colgarte de las pelotas..

Si que son gentuza y tu también... no intentes negar lo obvio.

Chema dijo...

Jajajajajajajajaja. Mi papel en la pelea estaba más o menos a caballo entre un tipo haciendo cosas raras con las manos y una cheerleader. Lo de la amo, la amoooo!!! Jajajaja, podría haberlo gritado también, jajajajaja, pero fui lento.

Y sí, me salen largas, tengo que aprender el sagrado arte del resumen.

P.D.: Kimmi es Prieto.

L02 dijo...

Muy buena, y yo que pensé que no se podían hacer cronotajas más grandes...que confundido estaba, no se deja de aprender.
Demos gracias al SIGUE LEYENDO...xd

Por cierto capitan100pipers te van a superar...el nivel está muy alto, ahora hay que dar lo máximo en cada crónica, no es por meter presión.